jueves, 10 de julio de 2014

Para que no desaparezca del todo

Ayer supe que en los próximas días, quizás hoy mismo, van a derribar la casa que fue de mi abuelo Agustín Zubiaur; en la que él nació.

Estaba previsto desde hace mucho que sería derribada, pero sólo ayer me dí cuenta, de repente, que ya no volvería a verla allí.

Así que me acerqué hasta Llodio para hacer algunas fotos y acabé dibujándola, mientras me acordaba de muchas cosas. Esta es y la comparto aquí con vosotros para que no desaparezca del todo.


3 comentarios:

  1. Oso polita, Kepa.
    Maite ditugun gauzak marrazteak, oroitzapenak baino askoz gauza gehiago txertatzen ditu gure gogoetan.

    ResponderEliminar