sábado, 11 de mayo de 2013

Vacaciones en Carcassona


Carcassona, mayo de 2013


Hemos pasado unos días de descanso alojados dentro de la Cité de Carcassona, una de las más grandes fortalezas de toda Europa, restaurada en el siglo XIX y declarada por la Unesco Patrimonio de la Humanidad.



La ciudad de Carcasona (Carcassona en Occitano) es una ciudad de casi 50.000 habitantes en la que destaca su ciudadela, dentro de una doble muralla, conservada y restaurada a la perfección.


Dentro de la Cité o ciudadela, todo es una preciosidad, si somos capaces de abstraernos del enfoque turístico de los establecimientos comerciales y hosteleros.


Cada rincón, cada casa, cada torre de la muralla interior o de la exterior, nos llevan en el tiempo hasta el siglo XIII, y uno se siente bajo los auspicios de Ramón Roger de Trencavel, Conde de Carcassona y casi tentado de caer en la herejía Cátara, predicando la pureza del alma, o negando dogmas predicados por clérigos poco ejemplares aposentados en la opulencia, defendiendo la prevalencia de la razón sobre la fé como algunos de aquellos más de 8.000 que murieron en Béziers a manos de las tropas de la cruzada de Simón de Monfort, cátaros los unos, católicos otros, bajo la frase de que !Dios ya sabrá distinguir a los buenos de los malos!.



De alguna manera, el espíritu de los Cátaros imperante en la Occitania de tiempos de San Luis rey de Francia o de la guerra de los 100 años, ha permanecido entre esas murallas, refugiándose entre sus piedras, para apoderarse de quien permanece en ellas más de un día. Tal vez operen por la noche...



Mientras, y tras tanta pseudo filosofía, también nosotros nos hemos dejado llevar por la busqueda de la paz, de la tranquilidad y solaz, de esa terraza desde la que poder dibujar mientras tomas una cerveza.
Al final, ese es el objetivo más importante del momento, dejando las cuestiones trascendentes para otro, que no suele llegar con frecuencia...

6 comentarios:

  1. Vaya, vaya Mikel, me alegro de que te lo hayas pasado tan bien en esta bellísima fortaleza que tantas y tantas veces he visitado. Mientras estabas allí, el jueves pasado comí en Mirepoix, uno de los pueblos más bonitos de los que hay por allá. Supongo que lo habrás visitado.
    Durante varios años seguí por todos los rincones, la historia de los Cátaros. Tengo infinidad de libros, tesis e historias de investigación sobre ese tema. Si algún día te interesa algo sobre el tema, te podré ayudar.
    Tus dibujos son fantásticos. Veo además que imbuido por el ambiente y sus murallas te han inspirado mucho. Me alegro.
    Esta semana, vuelvo a Mirepoix, de paso a Bayonne.
    Un fuerte abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tambien yo comí en la plaza de Mierpoix ese mismo día, al sol en el fondo de la plaza, en la esquina mas alejada del hotel de ville. Y no nos vimos. Que lástima, Joshemari.
      pero para comer en Mirepoix, tienes que alejarte bastante dela autopista, como mediaa hora..
      El pueblo esta muy bien, pero...

      Un abrazo

      Eliminar
    2. Tambien yo comí en la plaza de Mierpoix ese mismo día, al sol en el fondo de la plaza, en la esquina mas alejada del hotel de ville. Y no nos vimos. Que lástima, Joshemari.
      pero para comer en Mirepoix, tienes que alejarte bastante dela autopista, como mediaa hora..
      El pueblo esta muy bien, pero...

      Un abrazo

      Eliminar
    3. Lástima!! De todas formas no hubiera podido llamarte porque habías cambiado de número.
      Suelo comer en "cantegril"
      Como voy a Bayonne, me aparto de la autopista, pero no hago más kilómetros. Salgo en Carcasonne y entro en Saint Gaudens.
      Qué bonito que es el pueblo!! Verdad?
      Un abrazo

      Eliminar